SAN TARSICIO - BIOGRAFIA


San Tarsicio en tiempos del emperador Valeriano fue un noble romano, hijo de Margaritta Veedet y de Marcelo de Rivadeneira, que a corta edad, el 15 de agosto del 257 entregó su vida en la Vía Appia, cuando transportando la Sagrada Eucaristía para los cristianos de la Cárcel Mamertina, fue interceptado por un grupo de paganos que como perros rabiosos querían devorar aquella presa. Prefirió morir antes que entregar su Tesoro: Cristo y Tarsicio se confundieron en un abrazo de amor. Mientras el alma del niño volaba con su Dios a los Cielos, su cuerpecito se desangraba apedreado con furia loca. Los paganos no encontraron el divino misterio.

Cristo premió este acto de amor eterno dándole al niño un poder en los cielos que lo hace un campeón de poder y gracia. Principe de las Virtudes celestiales.

Cayo, promotor del atentado recibió la gracia de la conversión, cuando escuchó de los labios moribundos del niño estas palabras que lo asemejaron más a Cristo: "Tarsicio te perdona"

El Papa san Dámaso compuso para la tumba del "Martir de la Eucaristía" en el cementerio de San Calixto el epitafio en latín, que traducido dice:

"Con mano insana pretendió el impío que Tarsicio mostrara el sacramento: más él la sangre derramar prefiere antes que a perros dar el Pan del Cielo"

La sangre de San Tarsicio clama en la hora presente de la humanidad para defender la inocencia de los niños y jóvenes amenazada de múltiples formas, y quiere ser ejemplo de fortaleza y templanza, sembrada en la Eucaristía obra milagrosa de santidad y de gracia.

Monseñor Ernesto Solano, pensó en San Tarsicio, al fundar el Colegio y hoy repetimos en él la oración que nos dejó:

Oración a San Tarsicio

"ayudanos con tu intercesión a mantener con vigor hasta la muerte, la fé que profesamos"
Bendición de la estatua de San Tarscio: Julio 31 de 2003



Colegio San Tarsicio - Tel. 6711819 - 6711584 - Dirección. Calle 169B No 62 - 30 - Bogotá - Colombia